Sin idealizar nada, voy a describir cada ciudad por donde pasé en mi viaje de trabajo/vacaciones, cada viernes. Esta es la segunda nota, la primera de Madrid podés encontrarla acá.

Ya había visitado Madrid en mi viaje anterior, hace 4 años. Mi primer destino nuevo en mi viaje fue Valencia, una ciudad donde viven miles de argentinos. Mi experiencia no fue lo buena que pudo ser, porque desgraciadamente trabajé mi primer semana de las tres de vacaciones. Era eso, o no me iba más.

Valencia es una ciudad bastante más chica que Barcelona y Madrid, pero no por eso menos encantadora. Se siente más a un pueblo que las grandes urbes, con mucha vida nocturna y mucho para hacer al aire libre.

Sus callecitas invitan a perderse y dar algunas vueltas por la noche, sacando fotos a cada estatua o plaza que aparece.

Valencia es atravesada por un pulmón verde, lo que era antes un río y hoy un parque con incluso, canchas de fútbol. Me hubiera encantado recorrerlo de día.

Cómo llegar

Podés sacar un ticket del tren rápido Renfe desde Atocha (Madrid). Mientras más anticipado, más barato. En dos horas ya estás en Valencia.

Comer y comprar

Valencia es por lejos el destino más barato al que fui. Además de tener opciones de bolsillos acotados (McDonalds está siempre presente), hay supermercados con precios acordes, y comer afuera no cuesta un ojo de la cara, siempre hablando de parámetros españoles.

Tomé tres cervezas en la calle, por 8 euros cada una, hablando siempre de pintas. Para comparar, una lata en el super está 90 centavos.

Transporte

El centro de Valencia es chico así que podés manejarte tranquilamente caminando. Sin embargo, hay algunas opciones de movilidad interesantes.

Podés alquilar una bicicleta o incluso una moto a través de algunas aplicaciones. Un amigo, ya residente, alquiló una scooter en la calle y la experiencia es excelente. Desconozco cómo alquilarlas como turista (y además, no tengo carnet de moto).

Creo que Cabify también está en Valencia, pero no lo usé.

No me acuerdo por cuántas cervezas iba en esta foto.

Alojamiento

Me hospedé en Buho House, una casa grande con habitaciones privadas separadas, a 20 minutos de la estación de tren. Un lujo además, por lo económico: pagué 61 USD la noche. No existe.

Me comentaron que los argentinos que van de visita se quedan con otros argentinos. Quizás sea una opción para vos.

¡Suscribite al blog!

Actividades

Desgraciadamente no caminé mucho porque estuve trabajando bastante, pero:

  • Ciudad de las Artes y las Ciencias: un bello monstruo arquitectónico con una pantalla IMAX dentro. No pude entrar pero me hubiera encantado.
  • Parque del Turia: lo que antes era el Río Turia, ahora es un espacio verde enorme para recorrer a cualquier horario.
  • Zero11: tomé una cervecitas ahí y está muy bien. Tranquilo, sin mucha gente y precios acordes.

Es una gran ciudad para caminar de noche. No te pierdas esa chance.

La gente

Las personas de Valencia me resultaron muy cálidas, aunque tuve mi primer choque de algo que se iba a ver en la continuación de mi viaje: Europa no es como Argentina donde somos (casi todos) muy receptores y cálidos.

Algunas personas están en la suya y la atención en algunos bares dista de ser buena. Me pasó en algún barcito.

¿No pensás que lo que hacemos está bueno? Podés hacer un aporte por Cafecito o PayPal que no te duela por única vez, para que, si la nota te gustó, nos lo hagas saber.

Si no podés colaborar económicamente, compartiendo la nota, dando like o comentando abajo, nos ayudás un montón. También aportás a nuestro crecimiento suscribiéndote a nuestro canal de YouTube.

Categorías: Blog

Avatar photo

Martín Longo

Director de Ánimadata y Business Intelligence Engineer. Quemadísimo, escribo acá mis opiniones.